122 piezas, componen el tesoro Quimbaya que reposa en España. Y aún así, pesan como si fueran millones. El saqueo –sí, usamos la palabra peligrosa- que los conquistadores hicieron en esta parte de las Indias Occidentales es comparable a las de otras potencias de ultramar en […]
“Acá no hay cheques en blanco ni micos”. De manera determinante, el alcalde de Armenia, James Padilla García presentó ante los medios de comunicación su proyecto de Plan de Desarrollo, en un evento que ambientó el debate que sobre este se llevará a cabo desde este […]
El cómic ha llegado para quedarse. Luego de décadas ocupando un puesto segundón en lo que se se reconocía como expresiones culturales, esta manifestación ha ido ganando terreno hasta posicionarse en un actor de relevancia en cuanto a importancia e influencia. No solo es el origen […]
Desde que los dirigentes conocieron, de la mano de Joseph Goebbels en la II Guerra Mundial, el poder de la propaganda para consolidar sus proyectos políticos, ningún componente del marketing se ha visto a salvo de ser instrumentalizado. Todo vale, si de implantar una idea se […]
5 de mayo de 2024

Hasta dónde estirará el 
chicle 

Coherente con la postura conciliatoria que mostró en su campaña, el mandatario superó el umbral de los 100 días tratando de construir puentes con todos los actores, incluso con los que, en época de lides electorales, estuvieron parados en la orilla del frente. Frases como “las campañas ya pasaron, es hora de construir juntos” o “no soy el gobernador de quienes votaron por mí, porque gobierno para todo los habitantes, me hayan acompañado o no” han calado entre la ciudadanía que evidencian de manera tangible la democratización de sus acciones y decisiones, por encima de favoritismos frecuentes en otros gobernantes que se guían más por el favoritismo y el sectarismo.

(…) Galvis ha honrado su palabra, de generar una apertura para trabajar de la mano con sus contradictores. Un propósito en el que ha hecho, para una parte de la población, demasiadas concesiones, incluso por encima del capital político que lo llevó al cargo. La jugada era lógica si se tiene en cuenta que, para lograr un margen de gobernabilidad, estos ejercicios resultan imprescindibles.

CLIC EN LA IMAGEN PARA LEER LA COLUMNA 


El Simpatizante

La medio bobadita de 19 años, duró la guerra de Vietnam: un conflicto más en la penúltima década del siglo XX movida por los temores de Occidente de que la ideología comunista se extendiera amenazando el status quo logrado por los países de la Otán. Dos décadas de conflicto que dieron para que se enriquecieran tanto las historias grandes de geopolítica y que conocemos de sobra por los libros, como las pequeñas, las personales, las cotidianas, que se vieron afectadas por un evento doméstico impulsado por las grandes potencias de la época. En este contexto se enmarca la novela del vietnamita-estadounidense Viet Thanh Nguyen, ‘The Sympathizer’, ganadora en 2016 del premio Pulitzer de Ficción, en el que un doble agente sufre por las constantes dualidades presentes en su vida.

El éxito super ventas le alcanzó a la obra para que HBO (o Max, como se empeña en llamarse hoy en día borrando de un jalón toda la historia que denota la marca original) pusiera los ojos en ella. Parte de las cosas que debieron haber convencido al gigante fue la inclusión de dos grandes nombres de Hollywood: Robert Downey Jr., recientemente ganador del Óscar por Oppenheimer, quien se unió como productor e intérprete de 4 personajes; y el surcoreano Park Chan-wook, creador de Old Boy y Decision to Leave, en el asiento de director. A fuerza de poder hablar de un par de capítulos, nos atrevemos a recomendar esta miniserie que cuenta en tono película de espionaje una historia en la que el humor negro no faltará; un relato sobre las imbecilidades de la guerra, la representación de lo comunista visto desde Estados Unidos y una identidad norteamericana que se descose a partir del absurdo. Habrá que ver cómo sigue.

Encuéntrala en Max

La Trilogía de New York

De repente y causando la consternación del mundo editorial, falleció la semana pasada el autor estadounidense Paul Auster, a sus 77 años. El escritor, que atravesaba la fase final de su recuperación en un tratamiento oncólogico, se convirtió en los 80 en una de las piedras angulares de la literatura contemporánea y en un infaltable para quien guste de una narrativa directa y sin florituras. Hacia unas semanas había publicado su última novela ‘Baumgartner’, en el que explora temas como el duelo, la melancolía y la revisión de una vida desde los últimos años de un profesor de filosofía. Un último título que se sumaba a las 3 decenas de novelas firmadas por Auster, además de poesía, cuento e incluso guiones cinematográficos.

Algo que no habría sido posible sin la publicación de la ‘Trilogía de New York’, que recopilaba en 1987, 3 historias surgidas de manera independiente. En ‘Ciudad de Cristal’ vemos la historia de un novelista contratado por un hombre misterioso (llamado también Paul A.) que le paga para escribir su biografía, justo antes de desaparecer y convertirlo en el detective de la desaparición. En segundo tercio, ‘Fantasmas’ cuenta la historia de un detective contratado para seguir al hombre más rutinario, llevándolo a un cuadro de ansiedad. En el tercero, compuesto por ‘La habitación cerrada’, conocemos el encargo hecho a un detective, no para que encuentre el paradero de la pareja de una amiga de su infancia, sino para que decida si los manuscritos del desaparecido son aptos para ser publicados.

En alguna entrevista, confesó que le causaba algo de tirria que reconocieran esta obra temprana como la representativa de su carrera; sin embargo, es una obra fundamental tanto para adentrarse en el posmodernismo de la narrativa de transición entre siglos, como para acercarse a este nombre, algo desconocido entre el gran público colombiano.


Encuéntrala en Anagrama

Static Age

Una de las portadas más conocidas y empleadas para todo tipo de mercancía debe ser la calavera de Misfits; en una época en la que importa más la reminiscencia que el contenido o el estilo, es fácil encontrar millenials y público incluso más joven, portando una camiseta de algo que en su vida habrán escuchado. Para quienes crecimos en los 80 sin embargo, la banda punk de New Jersey era un infaltable, por lo general grabada en un cassette pirata marcado con tinta azul de Kilométrico. En esa discografía, llena de letras que rondaban tanto el horror de las películas B de los 50 como un sentido sombrío del amor, había sin embargo un trabajo que tenía un sonido distinto, un germen de cómo sonarían luego (en la época del maquillaje y el gimnasio) con el que se hicieron inmortales.

Se trata de ‘Static Age’, el primer producto fonográfico grabado en la etapa más temprana de la agrupación. Motivados por la movida neoyorquina del CBGB, y con nombres como Ramones o Television, el vocalista Glenn Danzig y el guitarrista Jerry Only consiguieron conformar un cuarteto, y con el dinero ganado por el segundo, se metieron en un estudio de grabación para registrar en cintas la barbaridad de 17 canciones en un periodo de 20 horas. No obstante la precariedad, tan propia del punk de finales de los 70, este primer trabajo sirvió para fundar las bases del sonido melódico y hasta sentimental de Misfits; las progresiones y variaciones orientadas a dar golpes pop, la grandilocuencia de Danzig que coquetea a su vez con Jim Morrison y Elvis Presley. Por pujas internas en el mismo grupo, el disco fue archivado en 1978 y vería la luz solo hasta 1987, surgiendo como un exótico material para coleccionistas. Nada más lejos de la realidad: ‘Static Age’ se ha vuelto con los años en uno de los favoritos en la carrera de estos ‘ghouls’.

Encuéntralo en Spotify y YouTube

× Suscríbete a nuestro canal de Whatsapp